Para no rendirse en el intento…..

20120620-195236.jpg

En esta nota compartiré mis tres pasiones, el correr, la navegación en el mar y el Desarrollo Organizacional.

En una ocasión que salíamos del puerto para disfrutar un buen día de pesca, y escucho que le advierten al capitán: Capitán ya estamos planeando. Obviamente no me quedé con la duda e indague a que se refiere con planear andando en un barco y su respuesta fue una amable explicación de que el barco cuando está en su proceso de aceleración con cierta inclinación va ganando velocidad de manera gradual mientras va luchando contra la fricción del agua. Durante esta etapa el motor va mas forzado y el consumo de combustible es mayor, esto dura mientras se alcanza cierta velocidad de tal forma que el barco sale totalmente a la superficie y el nivel de resistencia del agua es mínimo. En este punto la velocidad es más consistente, el desgaste menor, la eficiencia de combustible es la óptima y lo único que requiere es la dirección adecuada para llegar al lugar deseado, a este etapa de la navegación le llaman planear en el agua.

En el campo del deporte, en especial en el apasionante mundo del correr, es muy común escuchar de personas que se van iniciando en esta disciplina, que no pueden correr más de 15 minutos por que se sienten agobiados. Para estas personas es de valor saber cómo actúa el cuerpo durante estos primeros 15 minutos. Al igual que un barco navegando en el agua, durante el inicio de la sesión empezamos a ganar velocidad y el cuerpo empieza a lidiar con variables como el calentamiento de los músculos, la elasticidad de cada quien, en incremento del ritmo cardiaco, los pensamientos de duda que normalmente son cuestionándonos a nosotros mismos y el dato más relevante, el cuerpo durante los primeros 15 minutos consume las reservas de energía de más corto plazo que suelen ser de muy baja calidad. El cuerpo experimenta una serie de insatisfactores, molestias que nos cuestionan de manera reiterada si deberíamos seguir corriendo o decidimos mejor detenernos. Estas condiciones de arranque suelen suceder durante los primeros 15 minutos, hasta que nuestro cuerpo entra a la etapa de “Planeación” como el caso del barco, en donde los músculos ya están calientes y con suficiente elasticidad, el flujo sanguíneo y ritmo cardiaco llegan a una estabilidad que nos permiten correr de manera eficiente por una segunda etapa, que suele ser aproximadamente por unos 45 minutos más dependiendo de las reservas de mediano plazo con que contamos.

En el terreno del Desarrollo Organizacional cuando una empresa desea hacer un cambio en su forma de trabajar también suele encontrarse con este tipo de ineficiencias en sus inicios. Una resistencia al cambio motivada por la nueva forma de operar, la curva de aprendizaje para dominar las nuevas operaciones, temores y dudas que alimenta el radio pasillo , el requerimiento de un Liderazgo inquebrantable y motivante, son condiciones que pueden agobiar a una organización y sofocarla a tal grado que desista de su proceso de cambio, pero si se está consciente y se actúa en consecuencia con planes de capacitación, comunicación y un Liderazgo que convenza y entusiasme, la organización va a pasar esta etapa y entrará a su etapa de “Planeación” en donde los beneficios se empezarán a dar, la necesidad de seguimiento será menos exhaustivo y entrara a esta etapa de lograr eficientemente este proceso de cambio que en un principio parecía destinado a fracasar.

El punto que quiero enfatizar de estos tres ejemplos es la importancia de no quedarnos en el intento. Todo cambio trae un requerimiento especial, nuevos talentos, seguimiento y consistencia. NO debemos desistir!! Debemos estar conscientes de que estamos pasando por una etapa de arranque en donde se están moviendo recursos adicionales, la maquina se fuerza de manera especial, los avances no se ven como esperamos, pero todo lleva su tiempo y su avance orgánico, los músculos se irán fortaleciendo, cada elemento de nuestro organismo se va adecuando a la sincronía de la nueva dinámica de operar distinto, las fricciones se reducen, la eficiencia se incrementa y la velocidad entra a niveles óptimos y como el barco que empieza a planear, ahora lo que hace falta es darle un buen rumbo para llegar al destino deseado.

Esos Locos Que Corren han pagado el precio de pasar por esta etapa, las organizaciones exitosas también lo han hecho, teniendo el rumbo adecuado, todo cambio es favorable y alimentado por nuestro esfuerzo, talento y entusiasmo, nos hará disfrutar más la recompensa de llegar a cada etapa de progreso en nuestras vidas.

Espero que lo hayas disfrutado…

Fausto

www.faustoyepiz.com

Comentarios:

Email: fyepiz66@hotmail.com

Twitter: @fy66

20120620-195931.jpg

2 respuestas a “Para no rendirse en el intento…..

  1. Buenísimo, espero que me ayude para seguir corriendo durante esos primeros 15 minutos, cada vez me cuesta más. Me da la sensación que voy retrocediendo, pero me niego a dejar de correr.
    Yo decido, y sigo corriendo. Aunque mi cuerpo no me acompañe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s