Un Maratón y la Vida, te dan lo que te mereces

Quiero compartirles mi experiencia personal de algunos sentimientos y emociones que se vienen a la mente al correr un maratón y que posteriormente se traducen en Lecciones de Vida que disfrutas por el resto de los años.

Correr un maratón te deja enseñanzas muy valiosas que con frecuencia no te das cuenta de ellas y tardas tiempo para digerirlas. Cuando es la primera vez que se corre, con frecuencia se subestima el tiempo en que se piensa concluir, dominados por la arrogancia que nos caracteriza a los corredores y por la confianza que nos genera el entrenamiento al que se ha sometido uno por meses, es comun escuchar o decir “ yo creo necesitar unas 4 horas, con eso voy a tener” a lo que suelen recomendarnos “tranquilo, es una experiencia que no conoces y te tienes que enfrentar con mucho Respeto a ella”.

Pasado esto llega la fecha del maratón y llegamos a la linea de salida con la seguridad y por no decir “la soberbia” que nos inunda a los corredores cuando arranca una carrera que estamos seguros que vamos a vencer.

Los primeros 10, 15, 20 kilometros se disfrutan mucho, pero como van pasando uno a uno, la fatiga empieza a llegar y conforme se incrementa, tus miedos te invaden, tu cuerpo que creías invencible empieza a reclamarte por todo, tu umbral del dolor empieza a rebasarse y sale la primer lección ante un gran reto que es la Humildad. Te sientes tan pequeño, vulnerable, vencible, agotado ante una montaña de kilómetros por delante que te aterroriza.

“Te arrodillas ante el reto de kilometros que tienes por delante” dice Arturo San Vicente Yépiz quien recientemente concluyó exitosamente su primer experiencia en el Maratón de San Antonio, Texas.

Empiezas a sacar entonces todo tipo de reservas, geles energéticos para dar combustible a tu cuerpo pero también buscas reservas espirituales, empiezas a pensar en la gente que te está esperando en la meta, en la gente que está siguiendo tu resultado por distintos medios, empiezas a pensar en los abuelos, empiezas a pensar en la gente que ya no está contigo y que se sentiría orgulloso de tu triunfo (yo especialmente lleve a mi Madre en mi mente durante todo el trayecto) y finalmente, honestamente, sientes que hablas con Dios, te acercas tanto en ese sentimiento de necesidad de continuar pero eres un nudo de dolores que solo te queda humildemente pedir ayuda a todos los recursos que tienes por que No puedes fallar, ni a ellos, ni a Ti.

Fallar no es una opción, como acertadamente aclama el slogan de la NASA.

Y continúas avanzando los kilometros y las cosas se empiezan a dar, te tranquilizas, modificas tu técnica, descansas, caminas, reflexionas enormemente, por tu cabeza pasan todo tipo de pensamientos, emociones y continuas avanzando hasta que finalmente llegas a la meta y empiezas a ver que obtienes el resultado para el que estabas preparado, no para el que tu soberbia te decía.

Esta última lección te la puede decir cualquier persona antes de la carrera, pero dificilmente se puede entender, pero una vez que lo vives te queda grabado en lo mas claro de tu consciencia.

Estas lecciones son increíblemente valiosas y difícilmente se entienden por alguien que no ha vivido esta experiencia, pero quien la ha experimentado entiende perfectamente a que me refiero. Toda persona es diferente despues de vivir una aventura de este tipo.

Al igual que el maratón, la vida tambien te responde en la misma proporción de tu preparación, de tu estrategia, de tu esfuerzo, de tu pasión por buscar los resultados con los que sueñas y que te decides a luchar por ellos hasta cruzar la Meta.

Finalmente el tiempo total para concluir la aventura en minutos más o minutos menos es irrelevante, lo que si se disfruta es la lección para el corredor al recordarte cuando dijiste que Yo creo que 4 horas seran suficientes y con seguridad quien vive una experiencia va a prepararse para buscar otra oportunidad, y al igual que la vida, te permite prepararte de nuevo, hacer cambios en la estrategia e intentarlo de nuevo hasta lograr el resultado que buscas, acumulando en cada intento una serie de experiencias y vivencias que te serán útiles para tu vida futura.

Esta y muchas experiencias futuras que compartire las entenderas mejor si eres de Esos Locos que Corren!!

Un especial agradecimiento a Arturo San Vicente Yépiz (@asanvicente) y a Manuel Molina Yépiz ( @manuelmolina) por su inspiración a aventurarme a compartir mis experiencias por este medio.

Cualquier comentario, experiencia, lección que deseen compartir siempre será bienvenida en:

email: fyepiz66@hotmail.com

Twitter: @fy66

www.faustoyepiz.com

Mucho Exito!!

Fausto

Anuncios

9 respuestas a “Un Maratón y la Vida, te dan lo que te mereces

  1. Fausto,

    Difícilmente en la vida hay alguna otra experiencia que te permita comprobarte a ti mismo de lo que eres capaz de hacer, como lo es el correr un Maratón. Por los menos a ese grado de intensidad no conozco otra manera.

    Como bien lo resumes, el Maratón y la vida te dan lo que te mereces, no más, no menos. Nadie sabe la batalla que tu peleaste ese día, y los únicos que sabrían el sabor de esa victoria son “Esos locos que corren!”, los que estuvieron a tu lado y también ganaron la batalla. Te agradezco por tu inspiración y motivación a correr, y tanto en el Maratón como en la vida somos pocos los que decidimos que el fallar no es una opción. Como bien dice el dicho, “el dolor es temporal, pero el orgullo es para siempre”.

    Felicidades por tu blog y éxito, en hora buena!

    Arturo

    @asanvicente

    • Muchas Gracias Arturo. La verdad este camino se disfruta mas cuando vas compartiendo experiencias con alguien y vas intercambiando aprendizajes. Gracias a ti por subirte a este barco de ser de Esos Locos que Corren!! Un abrazo Fausto

  2. No soy de esos locos que corren, pero si soy de esos locos que tienen un blog, y quiero felicitarte por iniciar el tuyo. Creo que muchos– empezando por mi– encontraremos aquí una muy buena fuente de inspiración. Gracias por compartir tu pasion con nosotros! Abrazo fyfy.

  3. Felicidades Fausto, me conmueves hasta las lágrimas cada vez que describes tus emociones y sentimientos durante un maratón. Nunca he corrido uno, pero he tenido la oportunidad de correr en otro tipo de circunstancias como sacar un doctorado en el extranjero, sobretodo cuando ya vas por tu segunda mitad del siglo de vida, o sobreponerte a una leucemia, en las que dejas de ser quien eras, para dócilmente entregarte como niño pequeño a Dios y decirle, ok, aquí estoy, qué es lo que quieres de mi? En cada uno de mis retos, mi madre también ha estado presente, cada vez que se me hacía muy pesada la carga en mis estudios, sólo era cuestión de imaginarme en mi graduación con toga y birrete y viendo la amplia sonrisa de satisfacción de mi mamá. Al ser detectada mi enfermedad, sólo fue necesario un voto de Fe en el Señor y le pedí me perdonara la vida, como se la perdonó al Rey David, así lo creí, y así fué, pues para El no hay imposibles.
    No se puede correr en la carrera de la vida sin el apoyo del mejor coach, hay gente que pregunta Cómo puedes meter a Dios en tus negocios? yo les pregunto, Cómo quieres tener éxito sin la ayuda de Dios?
    No se si mis comentarios vengan al caso con lo de los maratones, pero pienso como tu que todos estamos en una carrera y hay que aferrarnos más a la familia y a las cosas espirituales para poder llegar a la meta lo más enteros que se pueda, un abrazo, felicidades de nuevo por tu blog

    • Claro Susy. Totalmente al caso tus comentarios y muy respetables. Me dejas impresionado como hablas exactamente de lo mismo pero tu aplicandolo a eventos y situaciones de vida. Me dejas reflexionando que el maraton es una simulación de la vida que te da la formación para enfrentar decisiones y situaciones como las que tu viviste. Toda mi admiración y respeto a Ti y a Alejandro por la entereza, espiritualidad y madurez con la que enfrentaste y saliste adelante de estos retos que te presentó la vida. Te mando un abrazote

Responder a www.faustoyepiz.com Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s